Pelícano

A partir de hoy, cada mes intentaremos publicar lo que denominaremos “la pieza del mes” para que conozcáis un poco más en profundidad la obra y vida de Enrique Giner, así como la del resto de escultores compañeros y alumnos del escultor que han dejado en Nules parte de su legado.

Queremos empezar esta nueva iniciativa con Pelícano, una de las piezas más representativas de Enrique Giner que se encuentra expuesta en la nave central del Museo de Medallística.


Esta escultura destaca por su gran expresividad y modernidad, esculpida en mármol en 1926 mientras estuvo en Madrid perfeccionando sus conocimientos en la Escuela de Bellas artes de San Fernando. Durante esta época en su tiempo libre realizaba dibujos para estudiar animales y plantas en “la Casa de las Fieras”. Algunos de ellos los podemos ver a la exposición y otras se conservan en el fondo del Museo.
Pelícano se uno de los ejemplos más destacados de la escultura animalista de la época, otros ejemplos son Galgo y Buho, que Giner creó por un panteón familiar al cementerio de la ciudad de Valencia.
Al contemplarla se puede apreciar las grandes virtudes técnicas que destacan a Giner como uno de los mejores escultores valencianos del siglo XX. Este, gran conocedor de prácticamente todas las técnicas artísticas destaca en esta escultura por la destreza en su composición, dando la opción al espectador de contemplar la belleza de la obra desde cualquier perspectiva, también es de admirar la forma en que sintetiza los volúmenes, dejando a de lado los detalles más superfluos, remarcando así la delicadeza de las líneas, la armonía de las formas, potenciando la sencillez y la idealización de la escultura, reafirmando lo que dijo Brancusi: “el menos es más”.

   

Bibliografía: FELIP SEMPERE, VICENT Y CARRIÓN MIRÓ, JUAN, Enrique Giner: como en libro abierto, [2/3] dimensiones escultura, pintura. Madrid 2006, pp117

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información